Suculentas » Echeveria

Echeveria

Con el aumento de la popularidad de las suculentas, cada vez más personas descubren las plantas echeveria. Esta elegante planta forma rosetas simétricas con hojas carnosas que se presentan en una amplia gama de colores y formas. Con cientos de variedades diferentes, esta versátil planta puede cultivarse en el interior o en el exterior, como acento de mesa, en arreglos florales, terrarios, contenedores, muros vivos, jardines de rocas, parterres de jardín y bordes de agua.

Si se le dan las condiciones de cultivo adecuadas, la echeveria no requiere prácticamente ningún cuidado. Al igual que otras suculentas, esta planta tolerante a la sequía almacena agua en sus hojas, lo que le permite sobrevivir a los periodos de sequía. Miembro de las Crassulaceae, la echeveria está estrechamente relacionada con otras suculentas populares, como las siemprevivas (Sempervivum). A continuación te explicamos cómo añadir estas encantadoras a la decoración de tu casa o a tu jardín.

Tipos de echeveria

Descubre los tipos de echeveria que existen. Descubre sus colores y formas increíbles.

Cultivo de la echeveria

Dónde cultivar

  • En el interior, colóquela en una zona que reciba luz directa brillante, como una ventana orientada al sur; o compleméntela con iluminación artificial.
  • En el exterior, colóquela en un lugar que reciba al menos de 4 a 6 horas de luz solar directa.

Temperatura y humedad

Las Echeveria prefieren condiciones cálidas y secas. Las temperaturas frías o las corrientes de aire pueden dañar la planta. Un exceso de humedad puede provocar la putrefacción de las raíces. Las condiciones domésticas medias suelen ser suficientes. Las plantas de exterior pueden tolerar temperaturas de entre 1 y 35 grados Celsius. Lo ideal es entre 25 y 30 grados en primavera y verano, y un poco menos en invierno.

Tipo de suelo

Las plantas necesitan un suelo poroso y con buen drenaje para prosperar, y prefieren un pH ligeramente ácido de 6,0. Utiliza una mezcla para macetas de cactus o haga la suya propia mezclando tres partes de tierra para macetas de uso general, dos partes de arena gruesa y una parte de perlita.

Requisitos de la maceta

Elije una maceta que sea un diez por ciento más ancha que el diámetro de la planta y ligeramente más profunda que el cepellón. Asegúrese de que las macetas tienen buenos agujeros de drenaje para evitar la putrefacción de las raíces.

Propagación

La Echeveria puede propagarse a partir de esquejes, hojas individuales o por semillas.

Cuidados y mantenimiento de la echeveria

Riego

Las echeverias toleran la sequía y prefieren las condiciones secas. Riega las echeverias sólo cuando la tierra se haya secado por completo. Evita que se mojen las hojas y no riegues en exceso para evitar que se pudran las raíces. Las plantas necesitarán un riego más frecuente durante el verano, cada una o dos semanas según la temperatura y las condiciones del suelo. Reduce el riego en invierno, cuando el crecimiento se ralentiza.

Fertilización

Las Echeverias necesitan muy poco abono. Aplique un fertilizante multiuso de liberación lenta en primavera, cuando las plantas están creciendo activamente. Diluye de 2 a 4 veces la dosis habitual y aplíquelo con menos frecuencia de la recomendada. Deja de abonar durante los meses de invierno.

Poda

Recorta las hojas marrones, amarillas o dañadas según sea necesario.

Trasplante

Las plantas rara vez necesitan ser trasplantadas, sólo cuando se les queda pequeña la maceta actual. Trasplanta en primavera y espera a que la tierra esté completamente seca. Sácalas de la maceta y cepilla suavemente la tierra de las raíces. Colócalas en una nueva maceta que sea de 2 a 3 centímetros más grande que la anterior y utiliza tierra fresca. Riega a fondo y colócala en un lugar con luz indirecta brillante hasta que la planta se haya recuperado en 2 o 3 semanas.

Plagas

Las plagas pueden incluir cochinillas, ácaros, pulgones, cochinillas, nematodos o chinches de la raíz. Aclara los insectos con agua o aplica un poco de alcohol al 70% en las zonas afectadas. En los casos más graves, trata con un insecticida de uso general.

Solución de problemas con echeverias

Los problemas más comunes de la echeveria se deben al exceso de agua o a la falta de ella. Estos son algunos de los síntomas que hay que tener en cuenta:

  • Las hojas amarillas o caídas pueden indicar un exceso de riego o un mal drenaje. Reduce el riego y asegúrate de que las macetas o los arriates tienen un drenaje adecuado. Añade perlita, grava o arena al medio de cultivo o a los arriates para mejorar el drenaje.
  • Las hojas marchitas o arrugadas pueden producirse si se riegan con poca agua. Aumenta la cantidad de agua, asegurándote de que drene por el fondo de la maceta.
  • Las plantas débiles o pocos nuevos brotes pueden ser un indicio de que hay poca luz. Traslada las plantas a una zona más luminosa. Las plantas de interior se benefician de ser colocadas en el exterior cuando ya ha pasado el peligro de las heladas.
  • El amarillamiento o blanqueamiento de las hojas, seguido de costras marrones, puede indicar una exposición excesiva al sol o que las plantas se han introducido demasiado rápido en una zona con más luz. Traslada las plantas a un lugar que reciba menos luz.
  • Las hojas y los tallos descoloridos y blandos pueden indicar un exceso de riego y podredumbre de las raíces. Saca la planta de la maceta e inspecciona si hay daños por podredumbre. Corta las secciones podridas y trasplanta en tierra nueva.
  • Las hojas inferiores que ocasionalmente se arrugan o se vuelven negras son un signo de edad y no son perjudiciales para la planta. Elimina estas hojas viejas para conseguir un aspecto más ordenado.
  • Un crecimiento anormal, retorcido o irregular puede indicar cresta, que es una mutación que no es perjudicial para las plantas. El crecimiento puede eliminarse o dejarse desarrollar.

Preguntas frecuentes sobre las echeverias

¿Cuánto tiempo puede vivir una echeveria?

Una planta de echeveria puede vivir de tres años a varias décadas, dependiendo de que sus condiciones de cultivo imiten su entorno natural, siempre podrás ir sacando hijos y hojas para ir replantando por lo que nunca las perderás.

¿Dónde debo colocar una planta de echeveria en mi casa?

Las echeverias son amantes del sol. Las echeverias pueden cultivarse en interiores, pero deben colocarse en una ventana orientada al sur o al oeste para obtener la luz más brillante y prolongada, especialmente durante los días más cortos del invierno. Lo ideal es que las tengas al exterior si cuentas con un clima templado.

¿Cuáles son las alternativas a la echeveria?

Las suculentas Echeveria son similares a las Haworthia y las Sempervivum, pero se distinguen por sus hojas suaves y gruesas en forma de roseta.

5/5 - (4 votos)